Consejos para el correcto cuidado de sus carruajes

Consejos para el correcto cuidado de sus carruajes

Mantenimiento del cuero y la tapicería en el carruaje

Los guardabarros, salpicaderos, aletines, los revestimientos de los ejes, los extremos de la lanza y otras partes que contengan cuero en el carruaje deben limpiarse, acondicionarse y pulirse para permitir su correcta nutrición e hidratación.  Recuerde que los carruajes con capotas plegables deben almacenarse con las capotas levantadas, pero no extendidas a su extensión completa, abriendo con frecuencia otras partes del carruaje que contengan pliegues en el cuero.

Dog-cart-2. Carruajes Romero.

Retire los asientos y limpie el fondo y otras partes cubiertas donde se acumule la suciedad y los roedores puedan anidar. Para limpiar la tela, use una aspiradora con un accesorio de tapicería o un cepillo suave de crin. Si está limpiando textiles históricos de carácter frágil, coloque una pantalla de nylon sobre la tela mientras la aspira para evitar daños.

Mantenimiento de las partes de madera

¡Nunca guarde el carruaje sucio! No nos cansamos de decirlo. Elimine el barro y la suciedad con agua mediante el chorro suave de una manguera o exprima una esponja grande sobre el carruaje para dejar que el agua fluya sobre la suciedad.

Trabaje siempre de arriba abajo, limpiando las ruedas y ejes al final para evitar que la esponja recoja piedras que puedan dañar la superficie.

Break Húngaro Carruajes Romero 8

Elimine el polvo seco con una aspiradora a ser posible usando algún accesorio en forma de cepillo muy suave. Recuerde, comience desde arriba y trabaje hacia abajo.

Use el tubo prolongador de la aspiradora para llegar a las esquinas.  Es importante utilizar una aspiradora de buena calidad con un motor de una potencia aproximada de 1.5 hp. Evite utilizar un aspirador industrial que emita polvo fino por el escape. Los más recomendable es utilizar una aspiradora portátil, tipo mochila o con correa para el hombro, que pueda facilitar el movimiento alrededor o entre los diferentes carruajes de su colección.

Después de pasar la aspiradora, limpie el carruaje con una gamuza sin pelusa o un paño desinfectante añadiendo algún producto para el mantenimiento del automóvil que le pueda ayudar a reducir la electricidad estática que atrae el polvo.

Ubicación y almacenamiento

Durante la época en la que los coches de caballos eran la forma más habitual de transporte, disponer de un lugar correcto donde conservarlos, junto con sus guarniciones y accesorios, era algo muy importante. Las empresas de transporte tenían espacios adecuados para guardar sus vehículos, salas especificas para las guarniciones y lugares para realizar los mantenimientos y la limpieza, separando, mediante puertas, los establos para mantener fuera la suciedad y el polvo. Estos edificios estaban siempre bien ventilados y tenían superficies interiores lisas que eran fáciles de limpiar.

Hoy en día, pocos propietarios disponen de este tipo de instalaciones dedicadas, sin embargo, los carruajes de hoy, ya sean reproducciones modernas o antigüedades restauradas, incluidas sus guarniciones, aún requieren un cuidado y mantenimiento adecuados, ya sea que estén guardados en un garaje, un sótano, una nave industrial o una cochera especialmente construida para su almacenamiento.

Los carruajes y las guarniciones tienen partes hechas de diferentes materiales (madera, metal, cuero, tela, pintura) que no reaccionan de la misma manera con el medio ambiente. Encontrar formas de hacer frente al medio ambiente para evitar el deterioro de estos diversos materiales es todo un desafío para el coleccionista.

A lo largo de las diferentes entradas que iremos realizando en nuestro blog las próximas semanas les iremos dando algunos consejos que estamos seguros les ayudaran a conservar sus carruajes y guarniciones a alargar su vida útil para poder disfrutar mucho más tiempo de su afición.

Y recuerde que uno de los mejores procedimientos de mantenimiento preventivo para preservar los carruajes es mantener el área donde se guardan siempre limpia. Esta práctica conservará su carruaje mucho más tiempo que cualquier producto de limpieza “milagroso”.

Fuente: Carriage Association of America